SEGUIMIENTO POBLACIÓN DE TEJOS EN MESETA DE QUEJIGALES


El pasado domingo 15 de junio disfrutamos de un agradable día en la zona alta de nuestra sierra. Gracias a las nubes y el leve viento reinante, no sufrimos el calor que caracteriza a esta época del año.

Nos movimos por el entorno del puerto de los Pilones, el cerro Alcazaba, el Llano de la Casa y la cañada de las Grajas, donde hay un número pequeño de tejos muy dispersos que han sobrevivido los últimos 100 o 200 años de intensa actividad ganadera en la zona. Junto con los vetustos quejigos de montaña y los contados arces y mostajos, son supervivientes de un periodo de nuestra historia que fue muy duro para la vegetación de la Sierra de las Nieves.

En esta jornada continuamos el trabajo iniciado el pasado año de censo de todos los ejemplares naturales de tejo (Taxus baccata) de la Sierra de las Nieves, los más meridionales de la península Ibérica. Se trata de una especie propia de climas frescos y húmedos, que como otras tantas tuvo mayor presencia en nuestra región durante las últimas glaciaciones. El actual periodo interglaciar, en el que aun sigue calentándose el clima, las poblaciones de tejo del sur de Europa se han quedado acantonadas en las montañas más altas, donde el clima debe parecerse al que imperó en amplias zonas de la región.

En total se localizaron con GPS, se tomaron medidas biométricas y se fotografiaron 25 tejos, que se suman a los 60 del año pasado. En la sierra no deben existir más de 120 ejemplares. La mayoría de los ejemplares observados se encuentran muy recomidos por los herbívoros, si bien la gran longevidad y el vigor vegetativo de esta planta les ha permitido sobrevivir a décadas y décadas de podas y mordiscos. Casi todos cuentan actualmente con protecciones frente al ganado y la cabra montés y la recuperación de las plantas está siendo más que evidente.

Resulta impresionante encontrar viejos tocones que pertenecieron a tejos desaparecidos hace décadas, lo que demuestra que esta especie debió tener mejores tiempos hace años. Con el gran esfuerzo hecho en los últimos años en la recuperación de esta y otras especies arbóreas de la alta montaña del parque confiamos en devolver el esplendor a un entorno tan emblemático como el Quejigal de Tolox.

Un saludo,
Juanjo Jiménez
















No hay comentarios: